REAL TV

Loading...

CUMPLEAÑOS de hoy martes 22 de mayo de 2018.

José Dolores Hernández, Yelissa Cruz, Rafy Cabrera, Marlin de Barrera, Luchy Santana, Víctor Almánzar Sosa, Rudy Alejandro (Rudy Perla), Carlos de Armas, María Núñez Santana y Luisanna López.

lunes, mayo 07, 2018

Más de mil personas entran cada año a diálisis




En el país se busca aumentar a más de 50 los trasplantes renales por año

SANTO DOMINGO. Se estima que la República Dominicana registra un promedio entre 1,500 y 2,000 pacientes con insuficiencia renal crónica por año y que esas personas no tienen más alternativa que el trasplante de riñón.

Sin embargo, en los últimos 10 años, apenas se practican entre 50 y 55 trasplantes del órgano, la mitad de pacientes vivos y la otra parte de cadavéricos.

Ante esa situación, el nefrólogo Ignacio Bengoa, coordinador de transplante renal del Centro Cardio Neuro-Oftalmológico y Trasplante (CECANOT) dijo mostró su preocupación y pidió a las personas crear consciencia sobre la donación de órganos cadavéricos para salvar vidas.

Por eso les pide entender que la donación cadavérica es un gesto de amor y altruismo y que la muerte de un ser querido puede garantizarle la vida a otras personas.

Atribuye la insuficiencia renal crónica al final de muchas enfermedades, como la hipertensión, la diabetes y las inmunológicas.

“Como médico, siempre digo que lo más importante es la prevención, nosotros no estamos para trasplantar, ni para poner los pacientes en diálisis, lo ideal es la prevención, que las personas visiten al especialista”, dijo Bengoa.

El especialista habló del tema durante un encuentro con pacientes renales, organizado por la Fundación de Trasplante Renales, donde dijo que quien se trasplanta, vive más y vuelve hacer útil a la sociedad.

“El trasplante es la mejor terapia, mejor que la diálisis y la hemodiálisis, porque el paciente va a vivir más y va a tener mejor calidad de vida”, dijo Bengoa.

William Rodríguez fue trasplantado de uno de sus riñones hace 12 años, órgano que le donó una hermana, pero debido a un accidente que sufrió hace seis meses, se le aplicó un medicamento que está contraindicado a los trasplantados renales y eso le provocó daños severos en los dos órganos, por lo que necesita un nuevo procedimiento.

Esta vez, William no cuenta con la donación de un familiar, por lo está en la lista de espera de donantes cadavéricos, así que aprovecha para exhortar a las personas a que tomen consciencia y entiendan que por la muerte de un pariente, pueden salvar siete vidas si donan sus órganos.

Santa Rodríguez tiene 36 años y vive en Salcedo. Su primer problema renal lo tuvo cuando apenas tenía 4 años, a consecuencia de sufrir sarampión con meningitis que le provocaron la paralización de la función de sus riñones. En esa ocasión le sometieron a dos diálisis peritoneales y sus órganos volvieron a arrancar.

Pasaron 14 años y cuando daba a luz a su único hijo le atacó una preeclampsia que dos años más tarde le provocó una insuficiencia renal crónica terminal que la mantuvo en tratamiento de diálisis por 12 años.

Durante ese período, en el 2004 iba a recibir la donación de un riñón de un donante vivo, pero no fue posible por incompatibilidad, mientras su salud se deterioraba.

Con la vida que se le agotaba poco a poco y con un tratamiento de diálisis que ya no le respondía satisfactoriamente, pues de cuatro horas hubo que reducirlo a dos por complicaciones médicas, Santa logra entrar en el 2013 a lista de espera de donantes cadavéricos, y resulta favorecida en marzo de 2014.

Su hijo cumplirá 18 años y ella hoy solo toma los inmunosupresores y cada tres meses se somete a los análisis de control.

Esa nueva oportunidad de vivir, gracias a los familiares que donaron el órgano de un pariente cadavérico, ella quiere que otras personas la tengan y, por eso, le recuerda a la población que existen muchas personas que necesitan que abran sus corazones, pues no es fácil vivir atado a una máquina de diálisis.

“Lo único que queremos es concientizar a las personas de que para que sus órganos se lo coman los gusanos, mejor los donen para que viva un ser humano” , considera esta trasplanta de 36 años.

Diario Libre

No hay comentarios:

Publicar un comentario