REAL TV

Loading...

CUMPLEAÑOS de hoy domingo 8 de julio de 2018.

Jumelles Rodríguez, Nalleli Pérez, Juan López y Víctor Almonte.

martes, noviembre 13, 2018

Confianza ciudadana en poderes del Estado es de apenas un 21%


La confianza en el Gobierno es de 22%; en el Congreso 20%, en la Justicia 21%; las FFAA y la JCE tienen la mayor aceptación

La encuesta Latinobarómetro preguntó a los dominicanos sobre si las elecciones fueran hoy día por cuál partido político votaría y el 35% no mencionó ningún partido, según la investigación. Igualmente, los partidos aparecen en el último lugar en el nivel de confianza de la ciudadanía sobre las instituciones, donde solo el 14% expresó confianza en las organizaciones partidistas.

“Los partidos políticos se encuentran en un momento especialmente negativo similar al que tuvieron en los años que precedieron la crisis asiática al final del milenio. El desencanto con la política ha llevado a la fragmentación de los partidos, a la crisis de representación y a la elección de líderes populistas. Estos datos dan cuenta de la crisis en que se encuentran los sistemas políticos de la región donde nadie es campeón”, comenta el informe de Latinobarómetro.

La publicación también sostiene que este es el momento en que la política está más atacada y desprestigiada en la región latinoamericana. “La democracia politizada en América Latina es un fenómeno nuevo que analizaremos en profundidad su relación con el presidencialismo, la legitimidad del Estado, de sus congresos, gobiernos, y de las instituciones de la democracia, que han perdido prestancia en la última década. Paradojalmente en el momento en que la política está más atacada y desprestigiada, es el momento en que más se politiza el apoyo a la democracia”, observa Latinobarómetro.

En el caso de la República Dominicana el apoyo a la democracia cayó de 60 a 44% en solo dos años y es la primera vez que se coloca por debajo del 50% de aprobación desde que el país es medido por Latinobarómetro desde el 2004. Para ese año, el apoyo a la democracia era de 65%; 60% en 2005; 71% en 2006; 2007, 64%; 2008, 73%; 2009, 67%; 2010, 63%; 2011, 65%; 2013.60%; 2015, 63%; 2016, 60%; 2017, 54% y 2018 44%.

Para el sociólogo Marcos Villamán la pérdida de apoyo a ese sistema no debe interpretarse como una intención de romper con la democracia, porque ese sistema de gobierno sigue siendo aceptado por la mayoría como bueno y válido.

“Lo que sí es que hay un reconocimiento de que los horizontes no están claros sobre el futuro, pero hay que acostumbrarse a asumir una posición crítica y constructiva para poder construir nuevas propuestas para orientar la vida social y política de la República Dominicana y de toda América Latina”, expresó.

Dijo que ese comportamiento no le genera preocupación en sentido negativo porque lo que hay que hacer es repensar y reflexionar sobre el compromiso de mejoramiento de la democracia y desde ella una respuesta a los problemas de la región, especialmente de pobreza y de desigualdad social.

“No me asusta el cambio: es un momento de sube y baja de la situación política en la población y eso ocurre de manera recurrente, y ya estamos en la segunda parte de un segundo período de gobierno y es normal que haya unos niveles de desgaste; el punto es evitar que eso se convierta en una crisis y yo no creo que apunte en esa dirección”, sostuvo.

Villamán, que además es el rector del Instituto Global de Altos Estudios en Ciencias Sociales de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), consideró que ante el momento de incertidumbre se impone “poder remontar en la confianza y la esperanza en un futuro cierto”.

De su lado, el politólogo Freddy Ángel Castro sostuvo que es necesario que la dirigencia de los partidos observe con preocupación los indicadores de apoyo a la democracia. “Lo delicado de esta pérdida de apoyo a la democracia es que puede de manera indirecta dar pie a que proyectos antidemocráticos, proyectos mesiánicos y autoritarios sigan ganando espacio en la sociedad dominicana como ocurre ahora mismo”, expresó.

Castro señaló que la clase política tendrá que “encantar y reencatar” a ese núcleo político de la juventud que no siente ningún apoyo, ni de los partidos ni de la sociedad en términos democráticos. “La sociedad dominicana en este momento está transitando una situación de desencanto social y por ende se puede expresar en un desencanto político y ese bajo apoyo a la democracia y eso es sumamente delicado para la estabilidad del sistema democrático”, dijo.

Temístocles Montás, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), indicó que la pérdida de apoyo a la democracia en República Dominicana hay que ponerle atención porque en otros lugares de la región y del mundo han terminado “pariendo gobiernos que han gravitando de manera negativa en la historia de esos países”.

“Hay muchos ejemplos que se pueden mencionar, por lo tanto yo creo que la encuesta de Latinobarómetro es una señal muy clara para la clase política dominicana de que tiene que sentarse a repensar muy bien sus acciones, a los fines de que la democracia no se siga debilitando, porque es mucho más grave”, dijo.

Igualmente, llamó la atención a la falta de credibilidad manifestada por los dominicanos hacia las instituciones. “No se cree en los partidos políticos, no se cree en el Congreso, no se cree en la Justicia. Y yo creo que eso tiene que servirnos de referencia a los que hacemos política y a los que creemos en el proceso democrático para que tratemos de actuar en la dirección de mejorar el accionar de los gobiernos y el accionar de los partidos políticos para que la gente siga creyendo en la democracia. Si la gente reduce su credibilidad en la democracia, la tendencia es al autoritarismo”, subrayó.

También, varios diputados expresaron sus preocupaciones por la pérdida de apoyo a la democracia. Gustavo Sánchez, vocero de los diputados del PLD, atribuyó el fenómeno de la falta de confianza a la clase política. “Con respecto a la pérdida de fe en los partidos políticos y en la democracia no es extraño. En casi todos los países de América Latina, la gente espera más de los partidos”, dijo.

Poca confianza poderes del Estado

Latinobarómetro midió la confianza de la población en instituciones públicas y privadas. El resultado para los tres principales poderes del Estado es que apenas superan el 20% en su nivel de confianza. Sólo el 22% dijo que confía en el Gobierno, que representa al Poder Ejecutivo; el Poder Legislativo tiene un 20% y el Poder Judicial un 21% en el nivel de confianza.

Los ciudadanos respondieron que la institución que mayor confianza le merece es la Iglesia Católica, con un respaldo del 68% que con relación al 2017 bajó un 7%, pues para ese año el 75% expresó su confianza.

El 40% respondió que confía en las Fuerzas Armadas y sólo el 24% en la Policía y un 30% confía en la JCE.

En el ámbito privado, el nivel de confianza de la ciudadanía en las instituciones es mayor que el que expresan sobre las instituciones públicas.

El 44% expresó que cree en los medios de comunicación; el 46% en los bancos; 35% en las ONGs; en compañías nacionales el 32%; compañías internacionales, 38%; organismos multilaterales, 30% y el 23% en los sindicatos.

Sólo 12% de la gente no teme ser víctima delito

La investigación de Latinobarómetro reveló que en la República Dominicana sólamente el 12% de la población no se preocupa nunca de que podría ser víctima de algún tipo de violencia. El estudio señala que los problemas más comunes externado por los consultados en los distintos países investigados son las penuria económicas y la delincuencia. “En síntesis, los problemas de mayor relevancia son básicamente dos en América Latina: las penurias económicas y la delincuencia, quedando tanto la política como la corrupción en un segundo plano”, comenta la publicación. Señala que el ingreso, la establidad del trabajo, la seguridad social, la violencia, el temor a ser víctima, pasan a ser los temas centrales que aquejan a los ciudadanos de América Latina, según las indagatorias.

El Caribe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario